lunes, 8 de agosto de 2011

El amor verdadero es como el agua de un manantial, un remedio universal para purificarnos. Solo un amor autentico nos ayuda a distinguir entre aquellos defectos que podemos superar y aquellos que tenemos que aprender a controlar. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario